El 10 por ciento de los purines de las granjas porcinas catalanas se reconvertirán en gas

Cataluña dispondrá de 30 plantas de biogás antes del 2.012

En Cataluña el Gobierno pretende que en el año 2.012 el 10% de los purines porcinos sean reconvertidos a gas y se abrirán a este fin 24 plantas de biogás (ya están en funcionamiento 6) en las zonas de mayor actividad ganadera: entorno de Vic y algunas zonas de Lleida y Girona.

La idea es redistribuir el nitrógeno de aquellas zonas con alta densidad ganadera a las deficitarias.

El biogás es un gas que se genera en medios naturales o en dispositivos específicos, por las reacciones de biodegradación de la materia orgánica, mediante la acción de microorganismos (bacterias metanogénicas, etc.), y otros factores, en ausencia de aire (esto es, en un ambiente anaeróbico).

El producto resultante está formado por metano (CH4), dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO) y otros gases en mucha menos medida que los anteriores.

Este gas se ha venido llamando gas de los pantanos, puesto que en ellos se produce una biodegradación de residuos vegetales semejante a la descrita.

La producción de biogás por descomposición anaeróbica es un modo considerado útil para tratar residuos biodegradables ya que produce un combustible de valor además de generar un efluente que puede aplicarse como acondicionador de suelo o abono genérico. El biogas tiene como promedio un poder calorífico entre 4.500 a 5.600 kilocalorias por m³. Este gas se puede utilizar para producir energía eléctrica mediante turbinas o plantas generadoras a gas, en hornos, estufas, secadores, calderas, u otros sistemas de combustión a gas, debidamente adaptados para tal efecto.

Una de las ventajas del biogás es que se puede almacenar y transportar, características que no cumplen otras energías renovables.